FGE en Prensa

Saber decidir. Columna de Gonzalo Said, Presidente de Generación Empresarial, en el Diario Financiero

Haga click en la imagen para ver la galería

Decisión

Generación Empresarial nace hace 25 años con el propósito de promover la ética y las mejores prácticas corporativas, y de apoyar a las compañías en la gestión de sus culturas de integridad. Estos objetivos no han perdido vigencia, al contrario, no pueden ser más actuales y relevantes hoy. Fortalecer la integridad en las empresas aparece como un requisito fundamental para reconstruir vínculos de confianza con la sociedad y estar a la altura de las expectativas ciudadanas. La empresa del siglo XXI -a estas alturas un mantra en el sector privado- es aquella en que la inspiración va de la mano de la gestión; la que pone la dignidad humana en el centro de las decisiones; la que refleja en sus acciones cotidianas los valores que la rigen; es aquella donde el ejemplo prevalece sobre el discurso, y donde la autocrítica y la reflexión marcan el camino hacia la evolución.

Todo esto tiene relación con una acción que es inherente al liderazgo: tomar decisiones. Entender cómo tomamos decisiones es un ejercicio que abarca varias dimensiones. Primero, tiene que ver con entender los sesgos que incorporamos inconscientemente al decidir, los que muchas veces operan en perjuicio de nuestros propios objetivos, al punto de contrarrestarlos o anularlos. También, con asumir que las decisiones son principalmente emocionales, que están basadas en las relaciones humanas y que, por lo tanto, la empatía es un factor fundamental en ellas. En las decisiones de carácter colectivo, las dinámicas de grupo y los tipos de liderazgo son fundamentales; escucharse, mirarse y entenderse es siempre parte fundamental del proceso. Aquellas decisiones que dicen relación con dilemas éticos, en tanto, involucran inconscientemente nuestros propios valores. En el ámbito corporativo, la consistencia en la toma de decisiones “correctas” frente a dilemas de esta índole -que consideren no solo el beneficio propio- permite infundir confianza y respeto.

Las decisiones, entonces, operan como testimonio de nuestros propósitos y reflejo de nuestras creencias y valores, siendo la vía de acceso hacia una dimensión humana que debiera estar en el centro de todo liderazgo. Por ello, en la celebración de los 25 años de Generación Empresarial realizaremos el seminario “¿Cómo tomar buenas decisiones? Dilemas éticos desde la mirada de la neurociencia”, el cual estará a cargo del connotado neurocientífico Mariano Sigman, autor del libro ‘La vida secreta de la mente” y director del departamento de toma de decisiones del Human Brain Project. Con su ayuda, esperamos poner en valor la importancia de las decisiones en los diferentes ámbitos de nuestras vidas, desentrañando los procesos mentales que operan al enfrentarse a una decisión; las consideraciones racionales y emotivas tras cada una de ellas; la base moral que cimenta nuestras estructuras mentales desde los primeros años y los múltiples recovecos del consciente y el inconsciente que conducen a la decisión final.

En un mundo crecientemente tecnologizado, se requieren personas con criterios éticos sólidos, capaces de tomar las complejas decisiones que exigen las condiciones cambiantes de las empresas e instituciones del siglo XXI.

Gonzalo Said H.

Presidente de Fundación  Generación Empresarial

FGE en Prensa

Empresas Socias